Las canciones del delincuente que rapeaba sobre los delitos que cometía y fue detenido

También apresaron al resto de la banda, un grupo de ocho jóvenes de Villa Ángelica. Están acusados de perpetrar entraderas en barrios privados de la zona, incluyendo la casa de un fiscal. Sus videos en You Tube suman miles de reproducciones.

“La pistola o la música me van a dar fortuna. Siempre ando en alguna, acá no te junan. Si te hacés el piola aparecés en la laguna”, cantan un par de jóvenes mirando desafiantes a la cámara y escoltados por un grupo de chicos que aparecen rapeando, caminando por un barrio del conurbano bonaerense y fumando. Siempre con actitud altanera y la mirada fija en el lente, lo que cuentan a través de esas estrofas es estremecedor.

Son “El Oso” y “el Chiru”, dos hermanos que junto con otros jóvenes de Villa Ángela en Moreno rapean en una serie de “videoclips” en el canal de Youtube “Fama de Barrio”. Las amenazas, las referencias a delitos, armas de fuego y ajustes son recurrentes.

Aunque su actitud pueda parecer exagerada, los jóvenes que rapean en esa serie de videos que suman miles de reproducciones ya contaban para el 2015, momento de mayor éxito de sus videos, con antecedentes de “usurpación de propiedad” y, en la actualidad, de “robo agravado”.

El rap -un género musical nacido en la década del 60 en Estados Unidos hoy ya protagonista en muchos barrios del conurbano bonaerense- es el canal que encontraron “El Oso” y “el Chiru” para relatar su vida de delincuencia desde antes de su mayoría de edad.

Sin embargo, la suerte se terminó en diciembre para la banda de “El Oso”, luego de un asalto en una finca de un country, que se sumaron a las sospechas de su participación en entraderas en Parque Leloir y en dos propiedades de un barrio privado de Ituzaingó. Una de ellas, la casa del fiscal Alberto Ferrario, que investiga el crimen de Candela Rodríguez.

Luego de cinco allanamientos, “La banda del Oso rapero” fue desbaratada por la Policía de la provincia de Buenos Aires en Moreno gracias a una orden del departamento judicial de Morón. En su ciudad, sin embargo, también era buscado su líder, que tenía pedido de captura.

Los ocho jóvenes, entre 18 y 37 años, ingresaban encapuchados y con armas de fuego a las casas vacías en la madrugada empleando violencia con cualquiera que se interpusiera en su camino y a bordo de vehículos de alta gama robados.

La DDI de Morón, a cargo de Juan Carlos Galeano, encontró un Audi A3, cuatro pistolas 9 milímetros (tres con las numeraciones suprimidas) seis cargadores, un pistolón doble caño, una carabina calibre 22, 76 proyectiles de diferentes tamaños y un chaleco antibalas. Además, también hallaron tres handys, cuatro pasamontañas, una pinza corta alambres, 1.500 dólares, euros, pesos, alhajas varias, dos motocicletas marca Honda y un Volkswagen Gol.

“No comentes con la gente porque yo soy un demente que si te cruzo de frente yo te cargo diez o veinte”, dice El Mago, otro de los integrantes de la banda en uno de los videos donde pueden verse vehículos y objetos robados que llamaron la atención de la policía.

Esa actitud delatora consigo mismos es lo que hace pensar a los investigadores que en realidad la banda de “El Oso” es solamente un nexo con una red delictiva mayor. Buena parte del dinero que sustrajeron de las casas nunca apareció.

Ahora, a pesar de que fueron detenidos, si la Justicia no logra una condena pronto estarán todos de nuevo por las calles de Villa Angélica.

Fuente de la información:

infobae

Comparte esto con tus amigos

Añade tu comentario