Cuando los artistas pierden la voz

“Desde hace varios días me encuentro enfocada en la recuperación de mis cuerdas vocales. Esperaba poder lograrlo a tiempo para cantar en París. Sin embargo y con mucho pesar para mí, no ha sido posible y mis médicos me aconsejan mantenerme en descanso vocal por el momento. Siento muchísimo informarles que no podré cantar los días 10 y 11 de noviembre en París, el 12 en Amberes y el 14 en Amsterdam, pero estamos trabajando para confirmar nuevas fechas”, escribía la cantante Shakira el pasado 9 de noviembre.

Pero la recuperación no se produjo y finalmente Shakira se ha visto obligada a pasar por el quirófano para resolver la hemorragia de sus cuerdas vocales.

“Uno de los diagnósticos más comunes entre los profesionales de la voz son las hemorragias en las cuerdas vocales, tal y como le ha sucedido a la cantante Shakira. El paciente nota un cambio brusco de la voz tras el uso o abuso vocal, bien por cantar, por hablar en público o por gritar y se asocia con irritación”, explican los especialistas de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

El fonotrauma
“La hemorragia se produce debido al llamado fonotrauma, un choque brusco de las cuerdas vocales de forma repetida, por forzar la voz o por una excesiva carga de trabajo. También se puede producir por utilizar la voz con la garganta previamente inflamada como consecuencia de una infección. Esto hace que el paciente experimente cambios en la voz, ya que la sangre se queda retenida impidiendo la buena vibración de las cuerdas vocales”, describen.

Los expertos de la SEORL-CCC precisan que el tratamiento de una hemorragia en las cuerdas vocales requiere, en primer lugar, reposo vocal de un mínimo de siete días, aunque lo recomendable para un cantante está entre tres y cuatro semanas. Además, consideran imprescindible someterse a rehabilitación. “Si se formara un hematoma persistente, podrá ser necesaria la cirugía”, apuntan.

El cirujano elegido por Shakira es Steven Marc Zeitels, director del Centro de Cirugía Laríngea y Rehabilitación de la Voz del Hospital General de Massachusetts. Se trata de un especialista de gran prestigio internacional. De hecho, es el mismo que operó a Adele.

La cantante británica pasó por el quirófano en 2011 como consecuencia de una hemorragia producida por pólipos en sus cuerdas vocales, lo que le obligó a cancelar una gira.

Tras la intervención, Adele se recuperó y volvió a los escenarios. Pero el pasado mes de junio, casi seis años después de la operación, sufrió otra vez problemas en sus cuerdas vocales y tuvo que suspender varios conciertos. Por el momento, Adele ha hecho un paréntesis en su carrera musical para recuperarse.

Otra célebre cantante que tuvo que retirarse debido a sus problemas en las cuerdas vocales es Julie Andrews, muy conocida en todo el mundo por sus papeles en “Sonrisas y lágrimas” y “Mary Poppins”.

En 1997 se sometió a una intervención quirúrgica para tratar esta dolencia pero su voz jamás volvió a ser lo que era.

De hecho, debido a este problema de garganta, tuvo que abandonar el musical de Broadway “Víctor/Victoria” que, sin su protagonista, solo aguantó algunas semanas más en cartel.

En los últimos años, Andrews rara vez ha cantado en público, salvo por un concierto que ofreció en Londres en 2010 y que cosechó unas críticas no del todo halagadoras.

Otras afecciones de garganta como la laringitis o las infecciones respiratorias también pueden dejar a los cantantes fuera de combate, aunque suele ser sólo durante cortos periodos de tiempo.

Antonio Orozco
Es el caso de Antonio Orozco, que tuvo que suspender el concierto que tenía previsto dar en Torrevieja (Alicante, sur de España) el pasado 9 de diciembre debido a una infección respiratoria. Pero el intérprete de “Devuélveme la vida” ya está totalmente recuperado.

Para evitar los trastornos más frecuentes, los otorrinolaringólogos indican que los profesionales de la voz deben seguir ciertas recomendaciones.

“Es importante no carraspear porque esto puede irritar las cuerdas vocales. También es útil la toma de líquidos para tener la garganta hidratada y descansar bien. Además, ante cualquier cambio o alteración de la voz que dure más de dos semanas, lo aconsejable es visitar al especialista”, destacan desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello.

Fuente de la información:

Listin Diario

Comparte esto con tus amigos

Añade tu comentario