DF5331B5-4F83-4985-9638-062AE4B8E478

ANTONIO MELENCIANO: “EL ARTE ES EL MOTOR QUE MUEVE MI VIDA”

Cuando el amor, la pasión y la entrega por las artes se conjugan en una sola persona, es preciso hablar de Antonio Melenciano, un actor dominicano que se ha destacado tanto a nivel nacional como en el extranjero.Su más reciente participación es en el filme A Orillas del Mar, del director Bladimir Abud, donde interpreta el efímero, pero no menos importante, papel de “Dámaso”, un pescador de la provincia de Samaná.

“Es una película con la cual uno se siente muy orgulloso, porque es el tipo de producciones que un actor siempre necesita, siempre quiere encontrarse en el camino, ya que es un tipo de trabajo serio, artístico, con una carga estética, visual, que normalmente uno no consigue en películas dominicanas”, expresó a elCaribe, el actor oriundo del sector Villa Juana, del Distrito Nacional.

Sus inicios en el teatro

Una filosofía de vida que implementa Melenciano es que “no importa el origen de las personas, sino, que lo que realmente interesa es hacia dónde va”.
Desde los 11 años se le despertó el interés por las artes, la composición de canciones y realizó estudios técnicos para no distraerse con las acciones negativas que imperan en sectores pobres como el que le tocó crecer. Luego se inició en el teatro de la mano del maestro de generaciones Haffe Serrulle, en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), y al ganar una audición para el musical “Fama” se embarcó en una gira de casi dos años por toda Latinoamérica, que concluyó en Argentina, donde se quedó estudiando danza, actuación, televisión y cine.

En ese país trabajó sus dos primeras películas, Cuando el Amor te Llama y Papá se Volvió Loco.

Con su regreso a República Dominicana comienza a tomar pulso una creciente filmografía en el séptimo arte que lo impulsaría como una de las jóvenes figuras de más peso en la actuación. El también bailarín se reinsertó al mercado laboral en las películas Operación Patakon, del director Tito Nekerman; La Hija natural”, de Leticia Tonos; Tres al Rescate, que contó con la dirección de Jorge Morillo y Luis Morillo y El Color de la Noche, de Agliberto Meléndez, entre otras.

A la lista actoral se incluye el único criollo en trabajar en el filme de Disney Channel y ganador del Emmy, Los Magos de Waverly Place: Vacaciones en el Caribe, el cual rompió récord taquillero en Roma, Italia. “Me sentí muy bien porque fui el único actor del personal dominicano que tuvo la oportunidad de ir y estar en un reparto internacional. La experiencia fue maravillosa, porque generalmente un actor quisiera tener este tipo de experiencia, de estar en un set internacional, con un director internacional”, relató.

Sin embargo, no restó importancia al cine local, del cual consideró que la Ley de Cine vino a ayudarlo a tomar impulso y a lograr que cada vez más productores se atrevan a hacer cine en la República Dominicana. “Estamos dando nuestros primeros pasos y creo que vamos muy bien”, agregó al comparar el trabajo que se realiza en el país con el de otras naciones.

Antonio Melenciano no para de trabajar y tiene en carpeta su actuación en Catastrópico, ópera prima de Palmera Pictures y de su director, Jorge Hazoury, la cual cuenta con un elenco mayormente internacional. Además, pretende seguir laborando en la dirección de teatro musical. Dijo que ya tiene propuestas.

En un futuro le gustaría dirigir largometrajes

Melenciano dice que “en un futuro me veo dirigiendo algunos proyectos de cinematografía y haciendo arte, trabajando en lo que me gusta, en las cosas que mueven mi vida, el motor que mueve mi vida”. El reconocido actor entiende que la perseverancia es la cualidad que debe primar en las personas, principalmente en los jóvenes que deseen cumplir algún sueño. “Lo más importante es poner pasión, poner amor, pero sobre todo perseverancia a las cosas… Nadie ha dicho nunca que las cosas iban a ser fáciles y menos cuando haces arte”, sostuvo Melenciano, quien también se desempeña como maestro. Este artista realiza comerciales, programas de televisión, obras teatrales y programas de radio. Escribió y dirigió el primer musical dominicano “I love RD, Mi otra mitad”, inspirado en la cultura Dominicana, y que obtuvo dos nominaciones a los premios Soberano, para ese entonces, Casandra.

FUENTE: EL CARIBE

Comparte esto con tus amigos

Añade tu comentario